La empresa, un socio fundamental para la integración laboral de los jóvenes en riesgo de exclusión

igma3bookletEs un hecho que hoy en día los empleadores son reacios a contratar gente joven. ¿Por qué? Principalmente porque en la mayoría de los casos, como se argumenta, no tienen experiencia. Los títulos académicos no cumplen a menudo con las necesidades del mercado laboral que requiere habilidades y competencias más que conocimiento académico.

Esto hace que no se correspondan la oferta y la demanda, que haya una distancia entre lo que las empresas piden y lo que los solicitantes de empleo pueden ofrecer. Especialmente si los jóvenes adultos provienen de un entorno difícil o pertenecen a grupos en riesgo de exclusión social.

Es habitual escuchar las quejas de los empleadores sobre las dificultades para contratar a las personas adecuadas, algo que resulta sorprendente si se tiene en cuenta el alto nivel de desempleo juvenil en nuestra sociedad.

Tal y como muestran muchas encuestas, otro problema que parece afectar a la reticencia de los empleadores es la falta de la actitud adecuada por parte de los jóvenes. La actitud incluye valores como la responsabilidad, la autonomía en el trabajo, la versatilidad, la adaptabilidad y la capacidad de aprendizaje. Algunos empleadores dicen valorar estas cualidades incluso más que la experiencia y la formación.

Sea como fuere, el problema está ahí. Hay una brecha considerable entre las expectativas y las necesidades de los posibles empleados y los empleadores. Y encontrar la solución sería muy beneficioso para ambas partes, ¡y eso es lo que persigue igma3!

Si eres empresa o empleador te interesa conocer la metodología igma3 para integración laboral de jóvenes con dificultades:

Folleto igma3 empleadores